El asesinato se define como el acto en el que resultada la muerte de otro ser humano. Un asesinato criminal puede ser clasificado por diferentes factores, incluyendo, si dicho acto fue intencional o no intencional, acto premeditado, o debido a un comportamiento imprudente o un descuido. Hay varios tipos de homicidio que se enumeran a continuación:

Asesinato de 1er grado: homicidio cometido intencionalmente y con premeditación, alevosía o con malicia.

Homicidio involuntario: La muerte ilegal de un ser humano sin premeditación. La gran diferencia entre homicidio y asesinato es que en el caso de homicidio, fue resultado de algún tipo de accidente, o la situación del momento en que el demandado no tenía la capacidad o estado mental para cometer un asesinato.

Homicidio Vehicular: Esto ocurre cuando una persona está operando un vehículo de motor y sin querer, pero ilegalmente mata a otro ser humano. Por lo general es un problema del vehículo que el acusado ya conocía, pero elige seguir operando el vehículo y debido a esta decisión alguien muere.

Homicidio voluntario: Se produce cuando una persona muere como resultado de una reacción a un  momento de ira sin una planificación previa. Por ejemplo, si una persona encuentra que su cónyuge tiene una aventura con otra y su reacción es lo que lleva a la muerte de alguien.

Homicidio involuntario, comúnmente conocido como un homicidio por negligencia, se produce cuando una muerte es el resultado de la imprudencia o negligencia. Por ejemplo, esto ocurre cuando una persona se pasa una luz roja y choca con otro vehículo, lo que lleva a la muerte de alguien.

Ser acusado de un posible asesinato o de homicidio es un delito muy grave y dependiendo de los detalles exactos de su caso, podría tener diferentes consecuencias. Por lo tanto, es primordial que se ponga en contacto hoy con un abogado de defensa criminal con experiencia en estos casos. Un abogado especializado como Enrique Ramírez, pudiera conseguir que su caso sea reducido a homicidio, o incluso desestimar el caso debido a ciertas defensas legales que la ley le proporciona.